Navarra y el teatro del absurdo; Esperando a VOX


Esperando a Godot

“Espera… Nos hemos abrazado… Estábamos contentos… Contentos… ¿Qué hacemos ahora que estamos contentos?”

Esperando a Godot – Samuel Beckett

 

Tengo que reconocer que me parece un absoluto acierto el nombre con que UPN, Cs y PP, a la espera de VOX, van a concurrir a las elecciones generales, forales y municipales de esta primavera; “Navarra Suma”, no tanto por el mensaje, vaya usted a saber qué es lo que pretenden sumar, ni por el impacto comunicativo del mismo, desde luego el creativo no estaba en sus mejores horas, sino por lo poético de la apelación a la aritmética como fin del relato político.

Es verdad que ochenta años, por decir solo los últimos, gobernando son los suficientes para tener un concepto absolutamente patrimonial del poder político que justifica que un gobierno de los “otros” aparezca en el imaginario colectivo de la derecha navarra como una especie de usurpación sacrílega, es verdad que lo ajustado del resultado de hace cuatro años invita a pensar que es posible otro reparto electoral de los escaños que les devuelva el gobierno y, por fin, es verdad que en cualquier negociación, y más de este calado, es necesario dejar las diferencias a un lado para centrarse en las coincidencias, que las hay, entre los tres y el que se pueda sumar a la foto final de la componenda.

Ahora bien, ¿Cuáles son esas diferencias que se pueden aparcar y cuáles las coincidencias que justifican la suma?

UPN es un partido, o era en sus orígenes, regionalista apegado a la defensa de la foralidad limitada derivada del pacto del cuarenta y uno, defensor del autogobierno de una Navarra diferenciada, con un fuerte componente tradicionalista, conservador y españolista heredado de su origen carlista. Que un partido que nació contra la Constitución Española del 78 nos hable hoy y ahora de bloque constitucional es un chiste que alguien debiera de explicarnos algún día.

El PP, y más todavía el navarro, es la pasarela que desarrolló el tardofranquismo para incorporarse a la democracia, que con los años ha ido evolucionando a posturas “neoliberales” y que fruto de la abrupta caída de Rajoy, aún lo echaremos de menos, ha dado un paso atrás hacia sus orígenes en manos de un líder de perfil bajo, más preocupado por conservar su propia e inesperada silla que por el futuro del proyecto político que lidera y obsesionado con evitar que el nacionalcatolicismo que representa VOX en toda su crudeza acabe con su posibilidad de alternancia en el régimen bipartidista que los constituyentes pergeñaron en el 78.

¿Y qué decir de Cs? Furibundo centralista que no cree en el autogobierno y mucho menos en los “derechos históricos” de los “territorios forales” amparados en la Adicional Primera de la CE, razón de ser primaria de UPN, o por lo menos eso llevan contándonos 40 años, de los que propone, o proponía hasta ayer, desembarazarse por constituir un privilegio medieval.

Esas son las diferencias que habrá que aparcar para que Navarra sume, en la esperanza de que la Una, Grande, Libre y la recuperación del control del Cortijo sea coincidencia más que suficiente para dar sentido a la suma. En otros tiempos y con los mismos ingredientes el Caudillo hizo la misma suma, eso sí, la llamó Falange Española Tradicionalista y de las JONS, el engendro no parecía tener mucho recorrido, pero duro cuarenta años. Y en ese potaje, no solo no sobra, sino que se echa en falta a VOX.

En política la aritmética suele jugar malas pasadas, nunca 2 + 2 son 5, ni siquiera 4, y las más de las veces suelen ser 3, no vaya a ser que a los que no les gustan los otros compañeros de viaje tengan por ahí suelto algo a que votar, que va con la sigla, y que encarna mejor que ninguno de los tres lo que les une y sin las desventajas de lo que les separa.

Y si, al final llega Vox y dan los números, me imagino a Esparza, como a Vladimir y Estragón, en su primer día en el Palacio Foral reflexionando…

Espera…

Nos hemos abrazado…

Estábamos contentos…

Contentos…

¿Qué hacemos ahora que estamos contentos?

 

Ander Muruzabal

Esta entrada fue publicada en Elecciones Navarra, Fuero, Gobierno de Navarra, Navarra, Política Navarra, UPN y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Navarra y el teatro del absurdo; Esperando a VOX

  1. Pingback: Navarra y el teatro del absurdo: Esperando a VOX | Aberriberri bloga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s