Violencia legítima


Para los que creíamos olvidados los viejos tiempos de la violencia indiscriminada y gratuita lo acontecido el sábado en las calles del Casco Viejo de Iruña fue una desagradable sorpresa. La lectura del comunicado del Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión sobre el tema

(…) queremos expresar nuestra total solidaridad a las cuatro personas detenidas y exigimos su inmediata liberación, sin ningún tipo de cargo. No sabemos si estas personas han participado o no en la autodefensa ante la policía, pero esto no nos importa a la hora de reivindicar su inocencia. Los únicos culpables de los incidentes son la policía que constantemente vulnera el derecho de expresión por medio de la represión y los políticos corruptos que le ordenan a la policía ejercer este tipo de violencia (…)

http://amnistiaaskatasuna.blogspot.com.es/2017/03/ante-los-incidentes-provocados-por-la.html#!/2017/03/ante-los-incidentes-provocados-por-la.html

ya roza el delirio.

Es posible que la dinámica de los últimos 80 años que ha vivido este país de acción-represión haya hecho a algunos perder la noción de la realidad y que el buenismo social, amparado en las ansias de paz, nos haya hecho capaces de crear en el imaginario colectivo una equiparación de todo tipo de violencias que no es más que un reflejo de la repulsa ciudadana a la violencia ilegítima empleada por las cloacas del estado en respuesta al terrorismo de ETA. Equiparación que produce que alguien tenga la tentación de justificar animaladas como la del sábado en Iruña.

Y es, quizás, hora de aclarar algún concepto. Y esto pasa por dos principios; no todas las violencias son iguales y equiparables, y no todas las violencias son ilegítimas.

En una sociedad civilizada y en un estado de derecho la sociedad se dota de unos instrumentos de autoprotección a los que otorga el monopolio de la violencia, esa violencia es pues legítima y democrática en función de que ha sido la propia sociedad la que lo ha decidido así y todas las demás, que no tienen ese otorgamiento social, son ilegítimas.

Eso no quiere decir, en absoluto, que el estado pueda usar y abusar de ese monopolio de la violencia sino que al ser una potestad otorgada por la ciudadanía tiene que estar sometida al control de esta mediante las leyes, funcionar bajo el principio de proporcionalidad y, en última instancia, sometida al veredicto de la Justicia.

Es por eso que son mucho más execrables los crímenes de estado, porque socavan la potestad del estado en el uso de la violencia legítima produciendo en la sociedad una situación de indefensión ante la agresión de quien era precisamente el encargado de garantizar su seguridad.

Si el hecho de que la existencia de grupos violentos y organizados no justifica que la violencia legal y legítima traspase los límites de la Ley, sea desproporcionada o escape al control judicial, el hecho de que esto se produzca tampoco justifica en absoluto la propia actividad de esos grupos violentos y organizados. Lo contrario nos llevaría a reproducir otros 80 años de acción-represión y esta sociedad está ya harta.

Dicen por ahí que una de las principales preocupaciones de quienes pilotaron el cese de la actividad armada de ETA y la reconversión de la Izquierda Abertzale en un movimiento político, con el propio Otegi a la cabeza, fue evitar que en el proceso hubiera escisiones y nadie se quedara atrás, como había pasado con la anterior experiencia de reconversión de la IA en un movimiento puramente político, la extinta Aralar.

Parece que no ha podido ser, y no solo eso, sino que esa escisión se siente legitimada para ocupar el espacio ideológico que ha abandonado la IA en su proceso de institucionalización, apropiarse de la parte más dura de su discurso y que está en proceso de ocupar su espacio en la calle, habrá que ver si de alguna cosa más.

Así pues, la Izquierda Abertzale tiene un problema, lo que no está tan claro es si lo tenemos todos los demás.

En todo caso, el sábado en Pamplona hubo otra actuación cuando menos curiosa, y que se convirtió en la comidilla de la mayor parte de los pamploneses que se vieron atrapados en la bronca, como fue la actuación policial, desproporcionada como siempre pero en el sentido contrario que otras veces, hasta rozar la pasividad como decía algún paseante asombrado con el pasotismo policial.

¿Alguien tenía interés en que Pamplona el sábado recordase como eran los “felices” tiempos de la Kale Borrika, además, digo, de los amigos del Movimiento Pro Amnistía y contra la Represión?

Ander Muruzabal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Euzkadi, Izquierda Abertzale, Navarra, Política Navarra, Violencia y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Violencia legítima

  1. juanluis gares dijo:

    No podría estar más en contra de lo expuesto por Ander Muruzabal: la PAZ SOCIAL, hoy como ayer, puede darse perfectamente ahí donde la violencia el terror y la falta de libertad son la norma: el franquismo -40 años de PAZ- es un buen ejemplo de ello y, además, muchos lo hemos conocido…Por tanto, la “paz social” no es ningún bien en sí mismo. Sin olvidar que cada cual entiende la paz de forma muy distinta e incluso contradictoria.

    Dices que “En una sociedad civilizada y en un estado de derecho la sociedad se dota de unos instrumentos de autoprotección………..etc.etc.etc” que luego puntualizas…
    Claro, pero he ahí el asunto: si estamos gobernados por los herederos y mucho más de los mayores terroristas habidos –el terrorismo nazional católico- y todavía impunes y no por casualidad sin o por todo lo contrario; si tenemos las cunetas llenas de asesinados; si niegan el derecho a resarcimiento de las víctimas del terror del Estado de esta democracia que es una prórroga del franquismo más bien; si anteayer mismo pudimos ver por televisión como se ejecutaba a 15 inmigrantes exhaustos en el mar sin que nadie haya asumido responsabilidades; y si a todo estos horrores y terrores le sumamos el asfixiante estado de corrupción que impregna todo el aparato del Estado, estarás conmigo en que llamar a tal situación de las cosas “paz social” es de una hipocresía y cinismo mucho más insoportable que toda la kale borroka junta y multiplicada por mil.

    De la misma forma que la existencia de atracadores de bancos no es excusa para suspender los derechos democráticos ciudadanos ni imponer estados de excepción generales o locales, ni leyes ni tribunales ni cárceles excepcionales, porque la fuerza del Estado es incuestionable para hacerles frente, la lucha contra ETA nunca fue excusa de nada que no fuera seguir imponiendo la ideología del terrorismo nazional católico heredado del franquismo y perpetuado en la democracia ésta atada y bien atada.

    Pues también, por lo mismo, podríamos dejar de boicotear, protestar, manifestarnos contra las reformas del gobierno en esos asuntos sensibles para parte de la sociedad, pues nunca ha estado toda la sociedad de un lado o contra lago al unísono, para no perturbar “la paz social” que tanto le gustaría al gobierno y a su masa votante que respetáramos. Lo que pasa es que hay “paces” que no se pueden respetar. Y así ha sido y no sólo de forma pacífica sino que ha habido fuertes episodios y enfrentamientos estilo kale borroka que hemos defendido quienes hoy nos mostramos enfadados con lo acontecido el sábado en Iruñea. Por qué: porque no nos hemos desprendido del “pecado original” que también han inoculado en cada uno de nosotros durante los años que hubo es gran mentira llamada “lucha anti terrorista”: ETA, Herri Batasuna, Kale Borroka…. son la República, la CNT, el Frente Popular, el maquis…algo innombrable, proscrito, tabú y el mal absoluto… Y como nos lo hemos creído y además erróneamente hemos asociado “paz” a ausencia de ETA o kale borroka, pues ocurre que nuestros sentimientos reaccionan de forma automática en vez de reflexiva. ¿Cuántas víctimas nuevas ha generado el Estado tras el cese de ETA, eh? Porque ETA nunca fue la violencia frente a la PAZ; porque seguimos padeciendo violencia en “SU PAZ”… Y que hayamos decidido, según dices, participar de esa falsa “SU PAZ”, no hace de la kale borroka algo todavía peor hoy que en el ayer, más bien somos nosotros los que deberíamos pensar si no estaremos prostituyendo el buen nombre de la PAZ.

    Lo mismo que ocurrió el sábado en Iruñea acababa de ocurrir en un lugar de Europa: jóvenes antifascistas la emprendían contra la visita de un personaje de la extrema derecha: encapuchados, cócteles, contenedores, refriegas…¿en qué se diferencian de los de la kale borroka de Iruñea? En nada. Como en nada se diferencian los obreros en huelgan: los mineros asturianos o leoneses a los que los hemos visto lanzar dinamita.. Y sin embargo no nos ha costado defenderlos a ellos, sus reivindicaciones y su lucha. Pero claro, cuando hay ETA de por medio nos tiemblan las canillas porque quienes fueron y son peores que mil ETAs juntas, nos han convencido de que era el mal absoluto. Y luego están esas leyes corruptas para someternos con la excusa de ETA, claro está. ¿Cómo catalogaríamos los disturbios del sábado si tuviéramos plena libertad de expresión y no temiéramos ninguna represalia?

    Los principales errores sociales que se cometieron durante los años que ETA actuaba fueron: por un lado, legitimar la violencia del Estado, porque ese Estado ya era terrorista, impune y corrupto; y por otro, practicar el cinismo y la hipocresía que se resume en ese grupo autodenominado “Gesto por la Paz”: no hay nada más ilegitimo que negar, condenar y prohibir el uso de la violencia a quienes padecen la violencia superlativa del Estado… Porque quienes como representantes sociales exigen prepotentes las vías pacíficas para conseguir objetivos políticos o sociales tienen que predicar con el ejemplo y padecer las consecuencias que son las que demuestran que están dando ejemplo: por eso jamás nadie de “Gesto por la Paz” ni similares padecieron cárcel ni ninguna represalia gubernamental, porque no daban ejemplo de nada… Hay que ser perseverantes arropando a las víctimas de las injusticias gubernamentales y denunciar sin descanso hasta acabar con ellas. Sólo así haremos desistir a quienes optan por vías contundentes; sólo así demostramos con los hechos que se puede hacer las cosas de otra forma. Pero, ¿lo estamos haciendo? Los actos del sábado nos dicen todo lo contrario. Ningún político o agente social viejo o nuevo ha demostrado un compromiso firme contra la dispersión y la corrupción carcelaria impuesta por el Estado sobre los presos vascos (como sobre el resto).Si fuera así, como ha ocurrido en otros casos, esos defensores y enseñantes de que por vías pacíficas se puede conseguir corregir las injusticias, habrían padecido algún tipo de castigo del Estado, porque estamos en tierras donde el que se mueve, recibe. Y parece mentira que siendo este un asunto primordial no nos lo tomemos con mayor pasión como hacemos con otros. Porque el problema ETA, queramos o no, es algo con lo que todavía el Poder puede poner a cualquiera en un aprieto. Por eso mismo, si fuéramos listos, pondríamos interés especial en hacer que ETA deje de ser la excusa del Poder para seguir apretando tuercas a diestro y siniestro. Sin embargo, seguimos arrodillados bajo la espada de Damocles de “la cosa ETA”: condenándola hasta la extenuación y alejándonos de todo lo que huela a ella pensando que así no correremos peligros. ¡Y vaya que si los corremos! Y seguiremos corriéndolos como no demos la vuelta a la situación y hagamos que cada vez que alguien diga ETA para paralizarnos, le podamos contestar con una sonrisa despectiva de la misma forma que ellos lo hacen cuando hablamos de Memoria Histórica

    Para finalizar recordar que los detenidos el sábado en Iruñea van a ser acusados de “terrorismo” –por aquello de la “paz social” que tú también reclamas- por hacer lo mismo que miles de jóvenes hacen en toda Europa en los desordenes públicos de motivación política o social. Porque la “kale Borroka” es lo mismo que todo lo demás pero en euskera y no como los corruptos y mayores terroristas del reino de España quieren imponer que sea y que encima, listos que somos, aceptamos así sea.

  2. andermuruzabal dijo:

    Creo, amigo Juan Luis, que en el artículo no aparece ninguna mención al concepto de Paz Social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s