¿VIVA LA PEPA?


“Los dos conceptos, soberanía y absolutismo, fueron forjados juntos sobre el mismo yunque. Los dos deben ser pulverizados juntos.”

Jacques Maritain

La Constitución de Navarra, como viva y en exercicio, no puede menos de llamar grandemente la atención del Congreso.  Ella ofrece un testimonio irrefragable contra los que se obstinan en creer extraño lo que se observa hoy en una de las más felices y envidiables provincias del reyno, provincia en donde cuando el resto de la Nación no ofrecía más que un teatro uniforme en que se cumplía sin contradicción la voluntad del Gobierno, hallaba éste un antemural inexpugnable en que iban á estrellarse sus órdenes y providencias siempre que eran contra la ley ó pro comunal del reyno. 

Discurso preliminar leído en las Cortes al presentar la Comisión de Constitución el proyecto de ella (Cádiz 1812)

Leía ayer en Diario de Noticias de Navarra los magníficos panegíricos que autores, sin duda, más doctos que yo dedicaban a “La Pepa” origen de la modernidad política de España y de la propia nación y, probablemente también, de la España inconclusa que aún a día de hoy nos ha tocado sufrir.

No voy a entrar en este artículo en la antigüedad del concepto ciudadanía, ni en las características “feudales” de las constituciones vasconavarras y su institucionalización, ni siquiera en lo que otros ilustres constitucionalistas escribieron y pensaron de ellas algunos de ellos autores de constituciones más antiguas que aun y todo han llegado a nuestros días, tampoco de tradiciones no constitucionalistas que han dado origen a regímenes políticos mucho más libres y democráticos creados más de quinientos años antes, creo que es suficiente con lo que pensaron los propios constitucionalistas gaditanos, que es con lo que encabezo este artículo.

Pero lo que si voy a hacer es fijarme en un concepto ampliamente jaleado por esos mismos panegiristas y que, por primera vez aparece en la Constitución de Cádiz y que es el concepto de “soberanía nacional”, que ya desde 1812 fue cogido como el rábano… por las hojas y que aún hoy sigue en tan curiosa postura sustentado democracias y libertades en Cuba, Venezuela o Korea, que hace no tanto sustentaba fascismos en Italia, Alemania o Portugal, hace resurgir populismos neofalangistas en nombre de la unidad, el progreso y la democracia o ha dado cobertura hasta hace escasos días a los últimos terrorismo europeos.

Y es que la mal llamada soberanía nacional tal y como la entendieron en Cádiz, y como aún hoy la entienden algunos, y algunas, políticos españoles no es más que la transposición de un poder absoluto encarnado en una persona a un poder absoluto encarnado en un ente difuso y de difícil cuantificación y eso solo lleva al totalitarismo.

La verdadera soberanía, si quiere ser popular, no es posible construirla partiendo de hechos precedentes ni situaciones estáticas y cerradas, ni puede ser sacralizada e inmutable, la verdadera soberanía popular se construye todos los días en un proceso dinámico del que solo pueden ser titulares todos los ciudadanos y no a modo conjunto sino de forma individual, por adhesión de voluntades. La soberanía solo puede ser popular cuando se construye desde abajo, uno a uno, pueblo a pueblo por libre asociación y sin ninguna cortapisa ni marco preconcebido, lo otro es imposición y absolutismo.

La identidad, la cultura, la lengua, la religión, la opción sexual incluso y la organización social son  opciones que no se pueden sustraer a la voluntad individual y son el auténtico ejercicio dela libertad. El ciudadano como ser social tiene en la libertad de asociación uno de los pilares de su libertad.

Por eso el igualitarismo trasnochado y populista de UPyD o la jaleada frase de Zapatero en el Congreso de los Diputados para dar carpetazo al Proyecto de Reforma del Estatuto Vasco presentado por Ibarretxe, el famoso “juntos vivimos, juntos decidimos” tan jaleado por los sectores pseudoprogres del españolismo más rancio como por el populismo postfranquista y los nuevos falangistas no solo resultan patéticos sino profundamente antidemocráticos y absolutistas.

¿Se habrían preguntado Zapatero, o 200 años antes, los constitucionalistas gaditanos si queríamos vivir juntos? Como,  por otra parte, se preguntan con absoluta normalidad democrática, ingleses y escoceses o belgas francófonos y flamencos…

Así pues, descanse en paz La Pepa que bastante daño hizo en su corta trayectoria y hagamos algo desde abajo, sea constitución o no, pero desde la realidad y desde la libertad.

Ander Muruzabal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nacionalismo, Nacionalismo vasco, Soberanismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿VIVA LA PEPA?

  1. Pingback: ¿Viva la Pepa? « Aberriberri bloga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s